Argentinos por elección

En los últimos años son muchos los extranjeros que han decidido probar suerte en Argentina , muchos para tener la oportunidad de vivir en español y así absorberlo más fácilmente, otros porque aquí vieron un estilo de vida diferente -más preocupado por la familia y amigos que por las obligaciones laborales-, otros por amor – a una persona o a nuestra tierra… Como sea, en los bares de Palermo no solamente te atienden mozos argentinos, en las escuelas de inglés se han multiplicado los profesores que tienen el idioma como lengua materna, en las empresas locales y extranjeros se entremezclan.

Un artículo del diario La Nación rescata algunas historias de inmigrantes que decidieron adoptar la celeste y blanca. Antes de leer el articulo observá el siguiente vocabulario asociado con el trabajo:

  • Tecnicatura: estudio universitario de menos de 4 años. Si es un estudio de como mínimo 4 años es una Licenciatura.
  • Tener una tecnicatura / licenciatura /maestría en…
  • Buscar trabajo
  • Empresas / Compañías
  • Consultoras: empresa que se dedica a seleccionar personal para trabajar.
  • Desocupados: persona sin trabajo.
  • Oficina de empleos
  • Empleo
  • Tomar a alguien para un trabajo.
  • Asesoramiento laboral
  • ser responsable de
  • Conseguir / obtener una beca
  • Conseguir / obtener un empleo / trabajo
  • Currículum / CV
  • Haber una vacante
  • Ser experto en…
  • Recursos Humanos
  • Sector Comercial
  • Marketing
  • tomarse un año sabático
  • Dedicarse a… (Ej. dedicarse a aprender español/ dedicarse al arte)
  • Ir a entrevistas de trabajo
  • Tener una cita en una empresa / tener una reunión
  • Cancelar una cita / reunión
  • Concertar una cita / reunión
  • Pasantía
  • Asesorar
  • Gerente
  • Gerente General
  • Director
  • Asistente
  • Hacer negocios
  • Solicitar un puesto
  • Ofrecer un puesto
  • Colegas
  • Ser corresponsal
  • Corresponsalías
  • Rítmo de trabajo

Kira Silvander de Finlandia llegó justo cuando la crisis económica del 2001 explotaba: “Me enamoré de un argentino y decidimos probar suerte acá”, explica en un castellano perfecto. Pero enseguida salta a la vista, con su pelo casi colorado, los ojos claros y su tez pálida, su condición de visitante.

Ni bien aterrizó en Buenos Aires quiso integrarse a la cultura local. “Hice un curso intensivo de español y empecé una tecnicatura en Turismo”, cuenta. Después, llegó el momento de buscar trabajo. Aunque recorrer empresas y consultoras parece una práctica habitual, para Kira era una novedad. “Es que en Finlandia, los que están desocupados van directamente a una oficina de empleo y esperan a que los llamen”, describe.

Hasta que una nota publicada en una revista le abrió inesperadamente las puertas de un empleo en el restaurante del Club Sueco. “Mi suegra llamó para preguntar si necesitaban a alguien, y como yo hablo sueco y estoy relacionada con la cultura nórdica me tomaron”, comenta.

Kira no es la única extranjera que elige un ámbito familiar para trabajar en la Argentina. También lo hizo Corinne Petrelli, responsable comercial de la Cámara de Comercio e Industria Franco Argentina. Cuando llegó en 1993 siguiendo el llamado del amor, fue directamente al Consulado francés a pedir asesoramiento laboral. “No fue difícil insertarme porque con una maestría en literatura conseguí dar clases en un colegio francés. Mientras tanto, aprendí a hablar castellano, aunque nunca logré disimular mi acento”.

Después de siete años en el ámbito educativo, quiso retomar su viejo camino profesional vinculado con el comercio internacional. “Estuve un tiempo en la Fundación BankBoston, hasta que en 2002 volví a París porque mi marido consiguió una beca de estudio y nos fuimos”.

“A pesar de las dificultades, este país es maravilloso -dice sin dudar-. La gente es abierta y muy cálida”. A su regreso, Corinne consiguió empleo en tiempo récord por medio de la Cámara de Comercio. “Ya tenían mi currículum. Cuando volví había una vacante acá, en la cámara, y justo en el área comercial. Fue una suerte.”

En su primera vista a la Argentina, Luc Girard no tuvo tanta fortuna a pesar de que es un experto en Recursos Humanos. Pero eso no evitó que sucumbiera ante los encantos de Buenos Aires. “Vine desde Quebec con la idea de tomarme un año sabático. Pero el año se transformó en tres.”

Durante los primeros meses se dedicó a aprender español y el resto del año a encontrar trabajo. “Fui a varias entrevistas, pero nunca me llamaban. Era muy decepcionante. Allá, si te citan quiere decir que hay un interés serio. Acá eso no significa nada y me llevó tiempo comprenderlo.”

Aunque no consiguió trabajo, hizo una pasantía en el departamento de Empleo y Formación de la Cámara de Comercio e Industria Franco Argentina, donde decidieron aprovechar sus conocimientos para organizar el sector. “Estuve ahí unos meses y me volví a Canadá, pero seguía pensando en la Argentina. Hasta que me llamaron para ofrecerme el puesto de responsable de Empleo y Formación de la cámara.Volví a pocos días del cacerolazo (momento cuando la gente salió a manifestarse en la calle ante la crisis económica en diciembre de 2001).” Ahora asesora a franceses para que puedan integrarse y conseguir empleo en la Argentina.

Otro que no se asustó con el ruido de las cacerolas fue Dylan Williams, norteamericano de Nueva Jersey y actual gerente general de la agencia de publicidad McCann-Erickson Argentina. Llegó al país cuando tenía 12 años, y emigró a los Estados Unidos en 1989 en plena hiperinflación. De regreso en 1994, jura que no se irá más.

“Este es el lugar donde quiero que crezcan mis hijos y donde más cómodo me siento trabajando. Acá existen más posibilidades de hacer negocios porque tratás directamente con el director de la compañía, mientras que allá, por una cuestión de escala, hay que derribar barreras. Además, en la Argentina hay más libertad para romper moldes”, concluye.

Nguyen Duc Loi es corresponsal en jefe de la Agencia Vietnamita de Noticias (VNA), que desde hace siete años tiene oficinas en la Argentina. Su historia difiere de las narradas no sólo porque proviene de un mundo muy distinto al occidental, sino porque parte de su trabajo es aceptar -le guste o no- los destinos propuestos.

Su cultura del trabajo está asociada con el sacrificio: “Vietnam tiene menos territorio que la provincia de Buenos Aires y 80 millones de habitantes. El clima es hostil, por eso hay que trabajar tanto. La Argentina, en cambio, tiene muchas posibilidades de progresar”, analiza.

Lo que más le costó fue adaptarse al ritmo de trabajo criollo. “Acá la actividad empieza muy tarde, la gente no llega a la oficina hasta las 10. Allá, la gente comienza a trabajar a las 7”, compara.

Sin embargo, adoptó algunos hábitos argentinos, como el mate, el asado o los partidos de fútbol con colegas de otras corresponsalías. “En Vietnam se siguen los partidos de fútbol argentino. Ahí me hice de Independiente.”

Texto adaptado de “Argentinos por elección” Diario La Nación.

3 comentarios

Archivado bajo Actividades

3 Respuestas a “Argentinos por elección

  1. Tim Huntington

    Es muy interesante leer sobre las experiencias de otra gente que se quedó acá y probó su suerte en Argentina. Hace dos años que vine a Buenos Aires y no me arrepiento de la elección aunque no haya sido siempre fácil vivir fuera de mi patria y cultura. A veces me sentía bien extranjero, más que nada por problemas con el idioma, pero nunca me sentí menos que bienvenido por la gente. Vivir acá me ofreció una experiencia diferente a la de viajar. Entiendo más profundamente la cultura, y también siento que tengo una perspectiva de mi propio país y cultura diferente a la de antes. Buenos Aires es una ciudad genial, con gente calida y donde una persona puede entremezclarse en poco tiempo. Para mi seguir estudiando castellano es la clave para poder sacar el jugo al máximo de la experiencia de vivir acá y lo recomiendo a todo el mundo que piensa en vivir en Buenos Aires o cualquier otra cuidad hispanohablante.

  2. Sarah Dossett

    Vine a Argentina para experimentar un nuevo estilo de vida con mu marido (Tim) y aprender Castellano. Llegamos hace dos meses. Al prinicipo tuvimos un departamento por seis semanas que encontramos en internet a través de una agencia. Antes de llegar, Tim buscó un emlpeo con una compania de informatica en Microcentro. Yo pude trabajar para mi compania en Inglaterra dos dias por semana vía internet. Otras dias pude aprender Castellano.

    En las primeras semanas tuvimos que buscar un departamento permanente. Fue un poco dificil porque hay muchas cosas que pensar; con muebles, sin muebles, las instalaciones y servicios. Pero ahora tenemos un departamento muy lindo en Palermo Hollywood.

    Tim tiene una visa con su trabajo y porque estamos casados puedo obtener una visa de trabajo a traves de la empresa de Tim. Tenemos mucha suerte porque es muy dificial obtener un visa como extranjero. En este momento estoy buscando un empleo acá.

    Buenos Aires es una ciudad genial y la gente es muy calida. Hay muchas nuevas cosas probar y hacer; y muchas lugares para visitar cerca y lejos. Es un buen cambio de inglaterra.

  3. JeffdeEstadosUnidos

    Solo hace tres meses que mi mujer y yo vinimos a Buenos Aires. Somos de los Estados Unidos, y siempre quisimos vivir en otro país para conocer una cultura nueva y aprender otro idioma. Habíamos viajado mucho, pero nunca habíamos vivido fuera de nuestra país. Visitamos Argentina en 2007, y nos gustó mucho…la gente, la naturaleza, la Ciudad de Buenos Aires, los lagos y las montañas en Bariloche, las playas de Uruguay…nos sentimos que era un lugar que podíamos llamar casa. Dejé mi empresa en California, y nos preparamos para mudarnos a Buenos Aires. Mi mujer iba a seguir trabajando para su empresa estadounidense por internet. Yo no supe que iba a hacer. Cuando nos preparábamos para la mudanza, escuché que un amigo de un amigo mío buscaba a un abogado americano para trabajar para su empresa en Argentina. ¡Por suerte! Hablé con él y sus compañeros de la empresa dos o tres veces, y todo salió bien. Nos caímos bien, y ellos me ofrecieron un puesto en la empresa en Buenos Aires. Mi mujer y yo metimos nuestras cosas en 5 o 6 maletas y nos fuimos de los Estados Unidos. Llegamos a Buenos Aires, y ya teníamos un departamento que encontramos con la ayuda de un amigo que acababa de volver de vacaciones en Buenos Aires. Pasamos tres semanas libres en Buenos Aires adaptándonos a la cuidad nueva. Entonces, comencé a trabajar para la empresa y hacer una vida nueva en Buenos Aires. Hemos conocido muchas personas amables, divertidas, y hospitalarias. No sé exactamente por cuanto tiempo vamos a quedarnos en Buenos Aires, pero tratamos de disfrutar cada día acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s